La Impresión 3D como método de fabricación sostenible
Este domingo 5 de junio se celebró el día mundial del medio ambiente, destinado a concienciar a la población sobre la necesidad de mantener los ecosistemas y luchar contra el cambio climático. Desde Induplast nos sumamos a la causa medioambiental, y por esto dedicaremos el post de esta semana a la sostenibilidad en el sector del mecanizado plástico.  Creemos que cada empresa puede aportar su grano de arena, y cambiar parte de su funcionamiento para adaptarse a procesos que contribuyan a reducir la huella medioambiental. Ser más sostenible en el sector de la fabricación de plásticos de ingeniería pasa por utilizar técnicas de fabricación más limpias, y con menos impacto ambiental.

Gracias a la transformación digital y a la evolución hacia la Industria 4.0 se han implantado nuevas tecnologías más sostenibles, que buscan automatizar los procesos de fabricación, reduciendo los costes, los residuos, y poniendo en el centro la reducción de la huella de carbono.

Para la fabricación de piezas industriales, uno de los procesos más novedosos que actualmente está en auge por sus excelentes resultados es la impresión aditiva 3D. Se trata de una tecnología emergente dentro de este sector, que permite convertir un modelo digital en un objeto sólido sin necesidad de utilizar costosas herramientas, moldes o utillajes.

¿Por qué es la impresión 3D una tecnología sostenible?

Este método de fabricación dispone de unas ventajas económicas y sostenibles respecto a los procesos tradicionales, entre las más destacadas:
  • Reducción de residuos: la impresora 3D solo usa el material que necesita al agregar las capas, por lo que los residuos que genera son mínimos. Además, se puede reutilizar plástico reciclado para convertirlo en filamentos de impresión y crear nuevas piezas.
 
  • Eficiencia: otra de las ventajas a destacar de la fabricación aditiva o 3D es la eficiencia. Es un método de impresión digitalizado que permite detectar los errores y corregirlos antes de desarrollar el proyecto, ya que permite generar prototipos previos. Esto supone un ahorro en energía, tiempo y recursos.
 
  • Reducción consumo de energía: en la impresión 3D, el proceso de fabricación es más rápido, por lo que la energía consumida es menor. Las piezas producidas a través de este tipo de fabricación son mucho más ligeras, y necesitan menos energía para funcionar. Por este motivo, presentan grandes ventajas para maquinarias o automoción. Al pesar menos, se ahorra energía de funcionamiento y se emiten menos emisiones.
 
  • Material sostenible: Se pueden utilizar también materiales biodegradables para la fabricación de piezas. Uno de los más utilizados en la impresión 3D es el PLA. Se trata de un polímero biodegradable con propiedades resistentes, el cual se puede utilizar en múltiples aplicaciones.
 
Si necesitas más información o estás interesado en el servicio de fabricación aditiva o 3D, no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de atenderle!



 
Add Comment
We use cookies to help provide you with the best possible online experience. By using this site, you agree to our use of cookies. More information
Settings